Vivir para contarlo – recuerdos de verano

WhatsApp Image 2019-02-27 at 6.07.33 PMLas vacaciones ya casi acaban, y el verano con ellas. Es verdad, en Cusco en esta época no sale el sol, no tenemos arena, mucho menos mar, más aún, febrero es un mes de lluvias y frío. Sin embargo, sabemos que luego de esta temporada realmente sale el sol y nos acompaña durante todo el resto del año, iluminando ese hermoso cielo cusqueño que todos amamos.

Yo no tengo muchos recuerdos de “vacaciones” en mi niñez, recuerdo sí algunos viajes de los cuáles regresábamos y encontrábamos la casa pintada y totalmente impecable… también recuerdo las “vacaciones útiles” donde después de nueve meses de estar en clases, volvíamos a encerrarnos en las aulas, aunque claro, era más relajado… o el verano en el que se puso de moda la canción “Los patos y las patas” de “Los no sé quién y los no sé cuántos”. Así pasó mi infancia… seguramente con muchos días de lluvia y frío y sin muchos recuerdos memorables.

Ahora tengo una hija, tiene apenas un año y diez meses recién cumplidos. Su primer verano estuvimos encerradas en casa, pero este año decidimos viajar y tener unos días de playa. Aprendí mucho de ella (y de mi!) en este viaje y puedo decir sin lugar a dudas que no importa si es lejos, fuera de Cusco, o Saylla a unos minutos de la ciudad, lo hermoso de salir con nuestros hijos es descubrir las inmensas posibilidades para compartir un tiempo de calidad, (pese a toda la logística que se necesita), y vivir una experiencia que enriquecerá su mundo, sus recuerdos y los nuestros!

WhatsApp Image 2019-02-27 at 8.54.32 PM

Aquí algunas cosas que mi hija aprendió y ¡me sorprendieron!

  • Ya sabe qué es el mar y qué la piscina. Sí, ya los llama por su nombre!
  • Aprendió a nadar con flotadores en los brazos!
  • Sube las escaleras de la piscina y salta de nuevo a ella.
  • Aprendió muchísimas palabras y conceptos nuevos. Como, el sol quema, zapatos (les dice patoyes), cartuchos (los tubitos de harina que venden en la playa), lagartija, cortina verde, morado, rojo, azul, que los insectos pican, ya avisa cuando quiere comer, sube y baja de los juegos para niños más grandes. Etc. etc.

Esto y muchas cosas más, que van de la mano con la confianza y seguridad que su papá y yo tratamos de brindarle en cada cosa que hace.

Papás y mamás de Cusco, siempre que  podamos regalémonos experiencias significativas con nuestros hijos e hijas, desde pequeñitos, ellos tienen una capacidad increíble de aprender, no hay mejor estimulación que esta! Recuerden que no tiene que ser un viaje largo, pero sí aquello que nosotros disfrutemos hacer y ellos puedan compartir. Siempre hay algo!

¿Se animarían por una salida padres e hijos?