Límites e hijos, ¿dónde, cuándo y cómo?

Por Gabriela Zavala Gianella (Educadora, psicomotricista, formadora  en Pedagogía Libre desde el año   2006)

El tema de los límites es un tema recurrente en los diferentes ámbitos de nuestra vida, sea cual sea la ocupación que tengamos, pero cuando nos convertimos en papás o mamás, entonces nuestras preguntas y cuestiones acerca de dónde, cuándo y cómo enfrentarnos con ellos se convierte en un aspecto presente en casi todas nuestras conversaciones: ¿leche a demanda o a horas pactadas? ¿Hay que despertarlo para que coma o lo dejamos dormir? ¿Qué se acostumbre a dormir en su cuarto o en nuestra habitación?… y una serie infinita de preguntas que se van complejizando a medida que nuestros hijos van creciendo e incrementando su capacidad para diferenciarse y expresar sus propios deseos y sentires.

87e32e_85243bb4792e4fb39142c5da7f2f0cbc

Creemos que la complejidad y la duda que nos embarga frente a tantas cuestiones sobre cómo posicionarnos en la crianza, proviene del paso que con los años se ha dado, de una manera autoritaria e impositiva de poner límites (de la que muchos de nosotros proviene) a un permisivismo confuso, donde los niños son los protagonistas en la toma de cualquier decisión. Surge el deseo entonces de no repetir las imposiciones frente a las que nos rebelamos, aunque al mismo tiempo aparece el temor de ser desbordados por una libertad-“libertinaje” que ocupe todos nuestros espacios  y nos deje sin poder de control.  No sabemos cómo encontrar un equilibrio y muchas veces pasamos de un grito a un regalo.

Pensamos que el problema se origina por la confusión de la libertad con la falta de límites, sin darnos cuenta que los límites son indispensables para el desarrollo y totalmente necesarios para la formación de la identidad y la autonomía. ¿En qué medida podemos respetar lo que el niño demanda y lo que nosotros demandamos? ¿Cómo encontrar un equilibrio?

Al respecto Rebeca Wild señala que si un niño pequeño ha conocido límites razonables, claros y confiables dentro de ambientes que facilitan la satisfacción de sus necesidades de desarrollo, crece con la conciencia de que hay reglas que permiten una rica y agradable convivencia con otras personas.

Estas reglas, nos dice la autora, no oprimen, no llevan a una doble moralidad para luego “obedecer al jefe”,  y  luego a escondidas hacer lo contrario. Son reglas de respeto mutuo, no de interferencia a los intereses personales, que se ajustan a los cambiantes estados de las personas y por lo tanto dan seguridad al individuo y a la sociedad. Una cuestión primordial en relación a los límites sería el poder reconocer cuáles son las necesidades auténticas de cada niño o niña, necesidades que dependen de la etapa de desarrollo en la que se encuentren.

limites_maitena3Los bebés y los niños pequeños centrarán estas necesidades en relación a sus cuidados esenciales: alimentación, sueño, higiene, enmarcados en una constancia y rutina que les permitirá la tranquilidad de poder anticipar lo que en el inmenso día en el inmenso mundo les trae. Necesidades enmarcadas en un entorno afectuoso y con un adulto que pueda ofrecerles la dedicación y la tranquilidad para acompañar estos momentos de cuidado.

En un ambiente donde un niño y una niña, se sienten relajados y seguros, los límites están destinados a preservar que esa cualidad se mantenga. Pero ¿qué ocurre cuando el ambiente no está preparado para ello? ¿Qué sucede con la necesidad de movimiento que un niño pequeño tiene, cuando está por ejemplo, en un espacio cerrado, lleno de objetos posibles de romperse?

Evidentemente, la tensión que surja de ahí probablemente origine muchos conflictos debido a que los límites que estamos poniendo, no posibilitan que la necesidad auténtica (en este caso la de moverse y explorar el espacio) se pueda expresar. Lo que no quiere decir que esa necesidad tenga que ser permanentemente satisfecha, sino que a lo largo del día, haya podido tener un espacio considerable de tiempo,  para expresarse y ejercitarse: en el parque, en el Nido, etc.

Si no escuchamos la demanda del niño de satisfacer esta necesidad que para él es primordial, entonces probablemente aparecerán múltiples situaciones en que la fuerza y el tono del reclamo irán en aumento. Entonces, lo central estará  en distinguir entre lo que es esencial y lo que puede sustituirse. Una necesidad posible de negociar es la demanda por ejemplo, de la compra de un juguete, pero no la de jugar. O la de comer caramelos, no la de comer. Si ofrecemos la posibilidad de elegir, cuando la demanda aparezca en un contexto que no permita que se dé cierto tipo de actividad, los límites son mucho más fáciles de ser aceptados.

La capacidad de escucha y de adaptación, de los niños que se sienten respetados es inmensa! Si ellos tienen a lo largo del día diferentes oportunidades para ejercitar su capacidad de decisión, desde el reconocimiento por parte del adulto de que es una persona con sus propios deseos, ritmos e intereses, resulta sorprendente la respuesta en aquellos momentos en que no pueden realizar lo que desean… porque tienen la confianza de que en otro momento lo podrán hacer!! El problema surge cuando estos niños permanentemente se encuentran expuestos a las decisiones adultas, sin ser tomados en cuenta, sin tener la posibilidad de expresar una opinión…  O por el contrario, como niños son llamados a ocuparse de decisiones que le corresponden al adulto que los acompaña…

Igualmente, no pretendamos que siempre se acepten los límites que ponemos con una sonrisa… el límite implica una frustración, que generalmente duele… no pretender evitarla nos ayudará a acompañar a nuestros hijos en el proceso de ir conviviendo con las diferentes situaciones y  personas que lo rodean, en este inmenso mundo que descubren cada día!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s